Blog

L’asperge de Tudela del Duero, une référence avec ses professionnels

El espárrago, el oro blanco de Tudela de Duero

El espárrago del municipio vallisoletano es un producto con una gran tradición, incluso con una fiesta dedicada a él; la Feria de la Exaltación del Espárrago y la Artesanía.

Desde hace más de treinta años el esparrago es el producto estrella de este municipio y la Feria de la Exaltación del Espárrago y la Artesanía hace que los tudelanos estén orgullosos de la calidad de este mangar. Enrique Belloso y Luis San José, dos de los productores de espárragos de Tudela de Duero, aseguran que se diferencia del resto por varios factores, entre ellos que carecen de amargor y su equilibrio con el dulce los hace distintos.

También les diferencia la zona donde se cultiva porque estamos a casi 800 metros sobre el nivel del mar, y los sedimentos del rio Duero y el microclima de Tudela hace que cojan otro sabor”, comenta San José.

UN GRAN RECORRIDO

Pero dentro de este gran mundo, siempre hay un miedo a que el intrusismo les gane el terreno peleado durante varias generaciones. Por ello, los empresarios se unieron para crear una marca de garantía que protegiera a sus espárragos garantizando su procedencia.  “El esparrago de Tudela tiene una cierta fama y traían otros espárragos de otras zonas de España y decían que eran de aquí, así que esta era única manera de defendernos y de avalar el producto”, comenta Belloso.

 

Una de las muchas formas de promocionar su producto es a través de la Feria de la Exaltación del Espárrago y la Artesanía, que cumple este año su treinta y siete edición. Aunque tanto el año pasado como este no se va a poder celebrar, los agricultores manifiestan su deseo de poder llevarse a cabo en 2022.

 

La Feria es una forma de dar a conocer el producto, pero repercute más a la hostelería del pueblo que a nosotros”, comenta Belloso. “Es una promoción muy buena y es una feria muy consolidada en Castilla y León a la que la gente no falla”, añade San José.  “Se ha convertido en algo especial, es una fecha para marcar en el calendario y la gente acude a pasar un par de días aquí”. Además comentan que durante ese fin de semana se incrementan las ventas porque hay más demanda y, que incluso, la semana antes aumentan debido a que los bares y restaurantes del pueblo lo incluyen en pinchos y platos en su menú.

 

Y aunque actualmente estemos en una crisis debido a la situación sanitaria de la Covid-19, ambos empresarios aseguran que esto no ha repercutido a las ventas de la temporada. “Este año han aumentado las ventas, ya que el año pasado con la pandemia fue más complicado porque la gente no salía de casa a comprar y tuvimos que vender la mayoría a Mercaolid y a fruteros”, comenta Belloso